Ad
Ad
Ad
Opinión

El Teqroo lo hace de nuevo

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Tiro Libre | Anwar Moguel

Fiel a su costumbre de autosabotear su imagen institucional durante los procesos electorales, el Tribunal Electoral de Quintana Roo (Teqroo) está de nueva cuenta atravesando las turbulentas aguas del escándalo debido a un monumental y doloso yerro de la magistrada presidente, Nora Cerón González, quien alteró una sentencia para favorecer a una facción de Morena y engañando a los otros dos magistrados, el no menos polémico Víctor Vivas Vivas y Claudia Carrillo Gasca.

El “madruguete” de Nora Cerón se convirtió en una bola de nieve mediático porque las pruebas gráficas de la turbia modificación a la sentencia volaron por las redes sociales, evidenciando la irregularidad que podría incluso causar su destitución.

Pero más grave aún es la consecuencia de este acto, pues al desnudar los manejos “políticos” que se dan entre los magistrados electorales, que se supone son los encargados de arbitrar de forma imparcial y en estricto apego a la ley las elecciones locales, arrastra al precipicio la escasa credibilidad que empezaba a ganar ese organismo.

Y es que, durante la larga presidencia de Víctor Vivas, el Teqroo se erigió como un tribunal corrupto e inútil, siempre al servicio del poder reinante en ese entonces, lo que en muchas ocasiones provocó duros “quemones” ante las autoridades electorales federales que por deporte echaban abajo las amañadas resoluciones del tribunal local.

Mas aún, la caída del magistrado cozumeleño, alfil de Félix González Canto, se debió a un sonoro escándalo de tráfico de influencias y marrullerías cocinadas entre el Teqroo y el Instituto Electoral de Quintana Roo (Ieqroo) dónde el cabecilla de esta mafia electoral era justamente Víctor Vivas.

Para salvar el pellejo, renunció a la presidencia y ascendió Nora Cerón, quien se pensó sería diferente. No fue así.

A días de arrancar las campañas locales, el Teqroo dejó claro que sigue siendo una institución que no merece el menor crédito ni la confianza de los partidos políticos y de los ciudadanos. Al menos un partido, Movimiento Ciudadano, ya abrió fuego por este motivo.

¿Y qué hizo Nora Cerón para intentar contener la crisis? Después de fracasar en su intento de “cabildear” con representantes partidistas afectados por la sentencia salió, este miércoles, a dar entrevistas en sendos medios nacionales, donde por regla el tiempo se cobra como oro, con la única finalidad de “lavar la cara” del organismo que preside y de ella misma. Sin éxito, por supuesto.

Escribe una opinión

1 × one =