Opinión

Antes rivales, ahora magistrados del Teqroo se “hermanan” por el billete

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Tiro Libre | Anwar Moguel

Cuando los intereses se encuentran, los rencores del pasado se olvidan, o al menos eso es lo que han demostrado los magistrados del Tribunal Electoral de Quintana Roo (Teqroo) Víctor Vivas Vivas y Sergio Avilés Demeneghi, protagonistas de una telenovelesca historia de amistad, traición, rencor y en la actualidad de una descarada complicidad.

Hemos recordado en textos recientes como se rompió la relación de compadrazgo entre el actual presidente del Teqroo, Víctor Vivas, y su compañero Sergio Avilés, remontándonos al primer año del gobierno de Carlos Joaquín, cuando el entonces Consejero electoral con la ayuda de su esposa, en ese entonces funcionaria del Teqroo, filtró un audio que desnudó la corrupción de Vivas Vivas, quien como magistrado operó a favor de Roberto Borge Angulo rompiendo la ley, presionando a un consejero electoral para que actuara en contra de un candidato y mancillando la imagen del Tribunal que representaba y aún representa.

Pero ese no fue el único audioescándalo para Vivas cortesía de Avilés Demeneghi. En febrero de 2017, un encabronado Sergio le dio otro llegue mediático al presidente del Teqroo exhibiendo una grabación en la que presumía el pedazote de pastel presupuestal que le autorizó la XV Legislatura, la “del cambio”, que aumentó en varios millones de pesos el presupuesto para derroche del Teqroo.

Víctor Vivas, boquiflojo como suele ser, se burló en esa grabación de los diputados locales a los que evidenció como unos ignorantes. “El piso mínimo sobre el que va a partir el presupuesto del 2018 va a ser en 36 millones 700 mil pesos, es irreductible, así lo dice la reforma constitucional en el Artículo 49, entonces eso, por supuesto yo no se los dije a los diputados (risas) seguramente lo van a descubrir en algún momento de sus vidas (más risas)”.

 

Tras la difusión de los audioescándalos, Víctor Vivas fue bajado de la presidencia del Tribunal en mayo del 2017, pero se mantuvo como magistrado y logró regresar a presidir el Teqroo en 2020.

Y así, llegamos a la actualidad…

Hoy miércoles 17 de noviembre de 2021, los odiados rivales llegaron como hermanitos, junto con la magistrada Claudia Carrillo Gasca, al Congreso del Estado para negociar un nuevo incremento presupuestal. De los rencores del ayer entre Víctor Vivas y Sergio Avilés no se vislumbró ni un resquicio, ni una pizca que pueda ensombrecer su actual complicidad.

Los dos, en sintonía llevaron la voz cantante para intentar convencer a los legisladores que aprueben para el Teqroo un presupuesto de más de 50 millones de pesos, lo que representaría un aumento de más del 40 por ciento de su presupuesto actual, ¡una barbaridad de dinero para un organismo tan poco transparente!

Según las fuentes del Congreso, el magistrado Sergio Avilés mostró una sumisión a su presidente -sí, al mismo que balconeó con furia asesina en 2017- que causó pena ajena. Hasta los diputados estaban sacados de onda y no pudieron aguantar soltar unas risas imprudentes cuando la tercia de magistrados se retiró. Cero dignidad, pues. 

La razón es clara: Avilés está endulzando -y zopiloteando- a Vivas para conseguir su voto para sucederlo en la presidencia del Tribunal.

La gran duda: ¿habrá Sergio perdonado por completo las ofensas del ayer contra él y contra su esposa por puritita ambición, o estará esperando subir a la presidencia para concretar una venganza tardía contra Víctor Vivas, una vez que este pierda el poder?

Escribe una opinión

fourteen + 1 =