Ad
Ad
Ad
Opinión

Tiempos complicados

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Tiro Libre | Anwar Moguel

El panorama económico para Quintana Roo en la era de la 4T no se avizora alentador. Apenas revelado, el proyecto presupuestal del gobierno federal para el 2020 mantiene la centralización de recursos apretando a los estados y aplicando las tijeras sin remordimiento incluso en rubros fundamentales, como educación.

Rara y sospechosa es la lógica aplicada por el gobierno lopezobradorista para la repartición de recursos, pues está sacrificando a entidades que aportan una importante entrada de dinero al PIB nacional, como es el caso de nuestro estado, mientras destina cantidades ingentes a los proyectos “emblemáticos” y los programas sociales clientelares de su administración.

Dentro de los recortes más dolorosos proyectados para el 2020, está la disminución de unos 500 millones de pesos en la inversión para infraestructura educativa, esto, pese a que hay pleno conocimiento de que Quintana Roo es líder nacional en crecimiento poblacional y en inmigración.

Si de por sí, los recursos para garantizar la infraestructura educativa que requiere el estado siempre son insuficientes por el elevado ritmo de la explosión demográfica en el norte de la entidad, con este infame apretón la cosa se pone color de hormiga. ¿Pues no que primero los pobres?

Más aún, hay recortes en proyectos de obra pública, de cultura, de ayuda social e incluso en el sector turístico, que es uno de los pilares económicos de la nación ninguneado y desestimado por el miope gobierno federal.

Por supuesto, la noticia del proyecto presupuestal tal cual fue presentado pegó como patada en el gobierno de Carlos Joaquín González y también en el sector empresarial, ya que prevalece la sensación de un trato claramente injusto, pues lo que recibe el estado de la federación son migajas en comparación de lo que aporta en ingreso de divisas y más.

Y si, tal como anticipó Carlos Joaquín en una entrevista apenas este lunes, vienen tiempos complicados y de mucha presión para las de por sí comprometidas finanzas locales.

El proyecto está aún por aprobarse, así que es buen momento para poner a prueba a los legisladores quintanarroenses -casi todos ellos de Morena- de ver cuanto amor tienen al terruño y pelear con las garras si es necesario para asegurar un presupuesto más digno.

Porque no se vale que la joya turística del país y uno de los tres estados más productivos económicamente sea sacrificado por simple capricho de la 4T.6

Escribe una opinión

fourteen + fourteen =