Opinión

No, no y no: la campaña de Cinthya Millán en OPB

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Tiro Libre | Anwar Moguel

Evidenciando su desesperación para atraer reflectores, la dos veces regidora capitalina del PAN, Cinthya Millán Estrella, ha optado por representar el papel de opositora recalcitrante en el Cabildo del Ayuntamiento de Othón P. Blanco, oponiéndose a todo y a todos incluso en asuntos que son benéficos para el municipio y generando debates estériles donde no hay mucho que discutir.

Y no es que esté mal que sea opositora al gobierno de Morena que encabeza Yensunni Martínez en el municipio, porque finalmente milita en un partido rival y eso es lo que se espera, pero la verdad sea dicha el papel le está quedando demasiado grande por la falta de argumentos, de contundencia en las batallas que elige.

En el trienio pasado, con el limitadísimo alcalde Otoniel Segovia al mando, la panista siempre fue una de las voces críticas del gobierno municipal logrando cierta notoriedad, aunque en realidad la que llevó la voz cantante en la oposición fue la experimentada ex priista María Hadad Castillo y Cinthya Millán por lo general le hacía la segunda.

¡Cómo ha de extrañar a Mary Hadad la regidora!, porque ahora, sin ese liderazgo inteligente su agenda opositora luce sin rumbo y no tiene respaldo. Sus posturas van en sentido contrario a la del resto de los regidores y de los integrantes del Cabildo que están privilegiando, sobre todo, atender las múltiples enfermedades crónicas que aquejan al municipio, antes que sus aspiraciones políticas.

Una muestra de lo que esta columna señala se vivió en la pasada sesión extraordinaria del 19 de noviembre en la que se aprobó el proyecto de ingresos por mayoría, con el voto en contra de Cinthya Millán que se empeñaba en eliminar el cobro de derecho por saneamiento ambiental a los turistas nacionales y extranjeros, porque según ella afectaba a los locales.

Por más que se le aclaró el tema de que los othonenses que hagan turismo local estarán exentos del pago de este derecho y que los hoteleros tampoco cubrirían este importe (que es de 13 pesos por habitación de hotel ocupada por noche), estuvo aferrada en eliminar esta recaudación tan necesaria para atender temas prioritarios, como el del relleno sanitario de Chetumal.

De hecho, otros miembros del Cabildo me han comentado que les extraña el cambio que ha dado la regidora panista, pues en el arranque del gobierno municipal se mostró más abierta al diálogo y al trabajo en equipo.

Lo que la ha hecho cambiar es la cercanía del proceso electoral de 2022 donde sueña con ser candidata del PAN a una diputación local y piensa que convirtiéndose en la enemiga de Morena en el Ayuntamiento, una opositora radical que hace campaña con el NO,  le hará ganar simpatías con el votante que no concuerda con Morena.

Se le olvida a la regidora Cinthya Millán que los ciudadanos ya cada vez nos fijamos menos en el partido y más en las acciones de nuestros representantes. Y los que siguen fijándose en la marca partidista, por lo general van con Morena.

Que alguien le avise que su estrategia no le va a funcionar.

Escribe una opinión

six + 6 =