Ad
Ad
Ad
Opinión

Los tristes informes del sur

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Tiro Libre | Anwar Moguel

Con el ánimo ciudadano en contra -aunque las motivaciones de la decepción tienen orígenes muy diferentes-, los alcaldes Alexander Zetina Aguiluz (Bacalar) y Otoniel Segovia Martínez (Othón P. Blanco) rindieron sus informes de gobierno en medio de protestas sociales, donde presumieron poco pero hablaron mucho, eso sí, sin convencer a nadie.

En el décimo municipio, que actualmente goza de un crecimiento envidiable gracias a las bellezas naturales de la laguna de siete colores, Alexander Zetina Aguiluz encabezó la sesión del informe en un desangelado evento al que no acudió el gobernador Carlos Joaquín, en un mensaje político que no pasó desapercibido.

Y es que la rapacidad del profe Zetina lo ha convertido en un paria de la política local, señalado una y otra vez por presumibles actos de corrupción, tráfico de influencias, gandallismo y enriquecimiento inexplicable, esto sí visible a todas luces.

A pesar de ello, Bacalar, por su dinamismo, puede presumir de finanzas sanas y cero deuda.

En contraste el alcalde chetumaleño, Otoniel Segovia Martínez, quien no tiene fama de corrupto y que si bien ha mejorado su nivel de vida no se ha enriquecido utilizando el cargo, rindió cuentas escuetas sobre acciones de escaso impacto social, pero que es lo único que se ha logrado hacer con el presupuesto tan limitado del Ayuntamiento.

Es evidente que su labor ha quedado muy lejos de las expectativas de los capitalinos, quienes en redes sociales dejaron sentir su decepción por los microscópicos resultados, lo que también se reflejó en una encuesta de Massive Caller que puso al alcalde chetumaleño en el Bottom 10 de los presidentes municipales peor calificados del país con solo un 17.8 por ciento de aprobación. ¡Gulp!

Yohanet predica con resultados

Como parte de la glosa del 3er Informe de Gobierno, la titular de Sefiplan, Yohanet Torres Muñoz, presentó este miércoles su “informe a detalle” con cifras inobjetables que colocan a su dependencia como el principal pilar de la administración de Carlos Joaquín González.

Abundar en los detalles positivos del informe nos llevaría mucho tiempo y espacio, pero basta referir que en tan solo dos años Yohanet consiguió llevar a la Sefiplan de la posición 22 a la número 5 del Índice de Transparencia Fiscal (ITDIF), uno de los principales indicadores de la gestión de recursos de las entidades.

Insoslayable. Ojalá que todos los funcionarios del gabinete estatal fueran así de eficientes.

Escribe una opinión

3 × 3 =