Opinión

El Ombudsperson pisotea la Ley de Derechos Humanos

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Tiro Libre

Anwar Moguel
Novedades Quintana Roo

Envuelto en una maraña de influyentismo y complicidades, el titular de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo (Cdheqroo), Marco Antonio Toh Euán, con todo descaro está bailando un jarabe tapatío sobre la Ley de Derechos Humanos, violentando las normas para mantener a sus personas favoritas en posiciones de privilegio.

En el Tiro Libre publicado el pasado 12 de noviembre en este mismo espacio, se presentó evidencia de como Toh Euán decidió ignorar el reglamento para imponer, de manera ilegal, a la psicóloga Omega Istar Ponce Palomeque en la Secretaría Técnica de la Comisión, quien sin cumplir con el perfil para ocupar dicho cargo se ha convertido en el poder detrás del trono, según testimonios de los propios empleados.

Pero no es el único caso que evidencia el desdén del Ombudsperson a la ley, pues una situación igual de indignante se vive en la Coordinación del Instituto de Formación Especializada en Derechos Humanos, cuya “encargada”, Isabela María Boada Guglielmi, de origen venezolano, ¡tampoco cumple con los requisitos establecidos para esa posición!

Vía transparencia, se solicitaron a la Cdheqroo las cédulas y títulos profesionales de la coordinadora de este instituto, así como los requisitos establecidos en el marco normativo para ocupar el cargo.

Junto al oficio CDHEQROO/UTCE/265/2020, el organismo entregó copias del título de Lic. en Estudios Internacionales por la Universidad Central de Venezuela a nombre de Boada Guglielmi, así como una revalidación de dichos estudios en el Sistema Nacional Educativo de México fechada en mayo de 2019, y una especie de constancia de una maestría en Políticas Públicas en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales.

En la misma respuesta, la Cdheqroo señaló que “de conformidad a lo establecido en el artículo 141 del Reglamento de la Ley de la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo, la persona Coordinadora del Instituto de Formación Especializada en Derechos Humanos deberá reunir y mantener los siguientes requisitos: 1. Ser mexicano por nacimiento, sin tener otra nacionalidad y en pleno ejercicio de sus derechos políticos y civiles… 4. Poseer cuando menos el grado de maestría en derecho o abogado, así como la cédula profesional con más de tres años de ejercicio profesional”, entre otros.

Es claro que la actual coordinadora no es mexicana por nacimiento y tampoco tiene estudios en derecho, ni siquiera a nivel licenciatura. Entonces, ¿cuál es la razón por la que Marco Toh se aferra a darle un cargo rompiendo la ley? ¿Qué le debe el Ombudsperson o cuál es el interés de mantener a Isabela Boada como coordinadora? ¿Acaso no hay en Quintana Roo profesionistas capaces, con el perfil adecuado, para esa posición?

Es, sin duda, un un aberrante contrasentido de quien se supone debiera ser el principal defensor de la ley en materia de derechos humanos en nuestro estado. Los integrantes del Consejo Consultivo de la Cdheqroo y los diputados locales deben tomar acciones para poner orden en el cochinero que tiene Marco Toh en el organismo que maneja como si fuera su negocio personal.

Escribe una opinión

four × 4 =