Opinión

Acechan a Víctor Mas en Tulum

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Tiro Libre

Anwar Moguel
Novedades Quintana Roo

Olfateando la debilidad del actual alcalde de Tulum, Víctor Mas Tah, quien además del desgaste natural de dos años de gobierno sufrió recientemente el embate de un par de escándalos que sacudieron a su gobierno e impactaron en su imagen pública, sus competidores en el noveno municipio velan armas y afinan estrategias para arrebatar la presidencia municipal en 2021 de las manos del alicaído edil.

En términos generales, a Víctor Mas no le ha ido tan mal en el gobierno de Tulum, municipio que por su dinámica de crecimiento y su popularidad como destino internacional es sumamente próspero. Sin embargo, en el último año de su gestión el golpe de la crisis de la pandemia aunado a la percepción de una falta de liderazgo en su gobierno, ha abierto la puerta a las legítimas ambiciones de otros aspirantes, incluyendo entre ellos a colaboradores y excolaboradores.

Dentro del Cabildo, por ejemplo, uno de sus principales acechadores es el cacique priista Marciano Dzul Caamal, quien montado en el papel de opositor ha sacado el colmillo para usar cada decisión cuestionable del alcalde como munición, como la adquisición de deuda con el pretexto de la pandemia y la actualización de las tablas de valores catastrales, asuntos altamente polémicos que le ha endosado al alcalde.

Marciano Dzul no juega solo; mantiene una estrecha relación con la diputada local de Morena y también aspirante a la candidatura por la presidencia de Tulum, Euterpe Gutiérrez Valasis, en una estrategia amplia, a dos bandas.

Pero irónicamente, la mayor amenaza electoral visible para Víctor Mas podría ser uno de sus excolaboradores en el gobierno: el empresario Jorge Portilla Manica, quien está realizando interesantes amarres en las alturas para convertirse en el candidato de la alianza Morena-PT (al Verde lo dejamos, por el momento, en veremos).

Jorge Portilla buscó la candidatura por el PRD en 2018 pero fue bajado a último momento. Ahora, es impulsado por el PT y por una de las facciones más fuertes de Morena -no solo a nivel local, sino nacional- para ser el abanderado en Tulum, lo que de darse lo colocaría como el favorito para ganar la presidencia.

Ante el acecho de estos nada desdeñables rivales, Mas Tah ha empezado a apretar el paso para reposicionar su imagen y aspirar a la reelección, con la presión interna de que, de no alcanzar en las encuestas los números necesarios para dar pelea, el oficialismo (PAN-PRD) ya alista a un candidato emergente en la figura del tesorero Edgardo Díaz Aguilar. ¿Ha notado como en las últimas semanas ha aparecido cada vez más de manera pública?

No todo está perdido para Víctor Mas, pero tendrá que aplicarse en serio si quiere mantenerse en el poder, y eso implica, de entrada, sacudirse a las rémoras incrustadas en su administración y tomar las riendas de su gobierno para convertirse en el verdadero líder de Tulum. El tiempo apremia y los contrincantes lo tienen al acecho.

Escribe una opinión

5 − 5 =