Ad
Ad
Ad
Principales

La política en tiempos de la pandemia

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Tiro Libre

Anwar Moguel
Novedades Quintana Roo

La política saca a flote lo peor del ser humano.
(Mario Vargas Llosa)

En los últimos tres meses la humanidad recordó lo frágil y vulnerable que es la existencia. Una cepa nueva de coronavirus, el covid-19 que ahora está en boca de todo el mundo, postró gobiernos, colapsó sistemas de salud e hirió de muerte a la economía global, que se estima sufrirá una contracción de entre el 3 y el 5 por ciento a nivel mundial. Ningún país se salvará de los daños. Ninguno.

En México estamos lejos a ser inmunes a los efectos de la pandemia. Si bien, incluso algunos científicos y médicos se han atrevido a hipotetizar que, dado que casi no se han registrado muertes ni casos graves en el país, nuestra genética “resistente” nos ayuda contra el ataque de este tipo de virus, el daño colateral de esta epidemia global nos está golpeando duro y apenas es el principio.

El panorama desastroso que se avizora requiere de acciones políticas eficientes, sí, pero también de unidad y de sumar esfuerzos para salir adelante. Las sociedades que comprendan esto y actúen en consecuencia serán, como siempre, las que salgan avantes y fortalecidas de este evento mundial.

Pero en nuestro país, que vive hoy una pluralidad política sin precedentes, pero también una polarización nociva que ha permeado en todas las áreas y sectores de la sociedad, muchos actores políticos están mostrando lo peor de sí mismos, utilizando el miedo natural por la pandemia como arma para debilitar al enemigo.

Los ciudadanos hemos sido testigos de acusaciones cruzadas de unos contra otros, de senadores que difunden el pánico acusando al gobierno federal de no realizar suficientes pruebas sin mayor sustento; de alcaldes y gobernadores de partidos contrarios politizando el asunto para echarse tierra el uno al otro; de un mandatario que, sin una pizca de responsabilidad, asegura que “los pobres estamos inmunes” al virus, incluyéndose cínicamente dentro de las clases más desprotegidas cuando ha sido un miembro privilegiado de la clase política por muchos años, allá en Puebla.

Es vergonzoso ver este nivel de política en tiempos de la pandemia. Es preocupante que estos mezquinos sujetos tengan poder de decisión y poder representativo, porque están lejos de representar lo que somos como mexicanos.

Por eso celebro que en Quintana Roo, la tónica sea otra. Se percibe unidad en torno al liderazgo que ha tomado Carlos Joaquín González en cuanto a la atención a la crisis, tanto de los alcaldes de los 11 municipios, como de legisladores locales y federales sin distingo.

Incluso quienes han sido los críticos más duros de esta administración se han sumado a las medidas y a las campañas de prevención, entendiendo que Quintana Roo es más grande que una persona, y mucho más importante que cualquier ideología.

Escribe una opinión

13 − nine =