Ad
Ad
Ad
Opinión

La mano de “Doña Perpetua” en Quintana Roo

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Tiro Libre

Anwar Moguel
Novedades Chetumal
.

En junio de 2017 el empresario regiomontano Alfonso Romo Garza -actual jefe de gabinete del presidente Andrés Manuel López Obrador- presentó ante un nutrido grupo de políticos y hombres de negocios de Nuevo León sus “Redes Sociales Progresistas” (RSP), una naciente estructura para promover el voto a favor del dueño y señor de Morena.

Con limitada visión política, propia de un empresario que nunca participó directamente en el trabajo de campo de las campañas partidistas, las RSP naufragaron en sus primeros meses sin un rumbo fijo. Su estructura, que se suponía sería nacional, simplemente no germinaba.

Todo cambió cuando una depredadora de la política nacional metió la mano.

Desde prisión, la maestra Elba Esther Gordillo Morales, por medio de su incondicional Rafael Ochoa Guzmán y de su nieto René Fujiwara Montelongo, se incorporó a las redes y las hizo suyas, logrando en tiempo récord construir un amplio andamiaje de simpatizantes en todo el país utilizando, por supuesto, los escombros del otrora poderoso SNTE y los dejados de lado por el extinto Partido Nueva Alianza, que dio la espalda a su creadora dándola por muerta antes de tiempo.

A diferencia de los empresarios regios, Gordillo y su gente mostraron el colmillo que solo da la experiencia y dieron un aporte, si bien no determinante, sí muy importante para la promoción y cuidado del voto en el día “D”.

Pero todo servicio tiene un precio y ha llegado la hora de cobrar. Las RSP, que trabajaron de la mano con Morena aunque manteniendo una sana distancia, acordaron en días recientes evolucionar en un partido político, afín a AMLO, pero manteniendo su propia agenda e intereses.

Así lo dejó de clarito el coordinador elbista en Quintana Roo, Florentino Balam Xiu, quien en su discurso le pone una tunda a Morena criticando con dureza el decepcionante arranque de sus gobiernos municipales a nivel local y los conflictos internos del partido.

Un rompimiento como ese en pleno proceso electoral estatal no pasó desapercibido para nadie. El mensaje: la estructura de las Redes Sociales Progresistas no son morenistas y a nivel local pueden jugar para cualquier lado siempre y cuando les lleguen al precio.

Está por verse como jugará sus cartas Florentino Balam, quien es quizá el político más completo de los que han egresado de las filas magisteriales, pero es un hecho que las RSP estarán participando de una u otra manera en estas elecciones y podrían incluso convertirse en el factor X en algunos distritos -los más competidos- con el peso de su estructura.

Escribe una opinión

one × two =