Ad
Ad
Ad
Principales

El PRI apunta a la capital

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Tiro Libre

Anwar Moguel

Olfateando el olor a cadáver que empieza a despedir Morena en el municipio chetumaleño (Othón P. Blanco) gracias a la pésima imagen del gobierno que encabeza el alcalde suplente Otoniel Segovia Martínez, el maltrecho Tricolor se alista para competir en serio e intentar regresar al palacio de “La Alameda”, que desocuparon por primera vez en la historia en 2016, cuando su endeble candidata, Arlet Mólgora Glover, fue arrollada por la ola del cambio joaquinista.

Y no, no es una posibilidad lejana. Aún débil y desangrado por un agudo éxodo de militantes y cuadros de peso que emigraron a otros partidos en el último lustro, el Tricolor sigue siendo una fuerza a respetar en la capital, donde conserva un poderío dormido a nivel de campo y algunos personajes capaces de dar pelea.

El arribo de José Alberto Alonso Ovando a la Secretaría General del partido y la reciente inclusión del viejo lobo de mar, Pedro Flota Alcocer, en la secretaría de Acción Electoral, son señales inequívocas de que el PRI tiene en la mira a la alcaldía capitalina.

Cualquiera de estos dos conocidos políticos chetumaleños, con todo y su pasado a cuestas, serían muy competitivos en una eventual contienda en las urnas, pues aventajan en trayectoria, arraigo y penetración social a los escasos “gallos” visibles de los partidos rivales.

Para Morena, que no tiene un liderazgo formal ni en el municipio ni en el estado, el riesgo de perder la presidencia municipal es muy alto, y si acaso el partido guinda pretende hacer valer su condición de favorito natural en el 2021, requiere hacer maniobras inmediatas para posicionar a sus figuras en el tablero y alejarlas, lo más posible, de la sombra nociva de Otoniel Segovia.

No tienen de otra, porque el votante chetumaleño ya aprendió a cintarear en las urnas a los partidos, castigando con dureza a los candidatos de quienes les han quedado a deber. Chetumal despreció al PRI en 2016; apaleó al PAN-PRD en 2018, y puede aplicar la misma receta a los morenos en 2021 si las cosas no mejoran.

Mientras tanto, volando bajo, el PRI ya está “zopiloteando” sobre el Palacio Municipal.

Escribe una opinión

thirteen − one =