Principales

“AMOR CON AMOR SE PAGA”: AMLO Y QUINTANA ROO

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Anwar Moguel

“En política, nada ocurre por casualidad. Cada vez que un acontecimiento surge, se puede estar seguro que fue previsto para llevarse a cabo de esa manera”. Esta frase atribuida al célebre presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt encierra un concepto básico de la práctica política, donde todo tiene una causa; todo tiene un origen y un efecto posterior. Las coincidencias no existen.

Hoy Quintana Roo fue el centro de atención de todo México. El único estado caribeño del país, el líder del Turismo regional, la entidad más joven de nuestra nación, fue también la sede de la celebración del quinto y último año de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, el líder político más influyente de nuestra generación.

Muchos fueron los puntos temporales que por casi 20 años se fueron uniendo hasta converger hoy en Tulum. La causalidad viene desde antes del 2006, cuando el electorado quintanarroense encontró en las ideas disruptivas del aún joven político tabasqueño una alternativa que representaba sus anhelos de cambiar la política, de hacer temblar el status quo, de transformar la vida pública.

En el 2006 la relación entre AMLO y Quintana Roo empezó a forjarse. Aunque la política local estaba dominada por una casta priista cuasi todopoderosa, los votantes se volcaron a las urnas en esa controversial elección presidencial dándole un contundente triunfo en nuestro terruño.

Pese a ello, AMLO perdió ante lo que él llamó “la mafia del poder” que encumbró en ese 2006, de una manera más que dudosa, al panista Felipe Calderón. Pero en Quintana Roo la semilla del obradorismo estaba sembrada y rindió frutos, pues también ganó en 2012 y 2018, año en el que finalmente alcanzó la Presidencia de la República, y en 2022 cuando Morena, el partido que fundó, llegó al poder en el estado escribiendo nuevas páginas de la historia con la primera mujer gobernadora en Quintana Roo, Mara Lezama Espinosa.

Y aún hay más, pues a cinco años de gobierno sigue siendo el estado más obradorista del país, lo que ha quedado en evidencia en recientes encuestas en las que Chetumal y Cancún ocupan el lugar 1 y 3 respectivamente de las ciudades en las que el presidente goza de mayor aprobación.

Por ello López Obrador decidió que Quintana Roo sería el escenario ideal de celebración del momento cumbre de su presidencia, donde además rendiría un emotivo informe que no se quedó en palabras, pues el foro fue el evento de inauguración del Aeropuerto de Tulum “Felipe Carrillo Puerto”, trascendente obra de infraestructura que tiene el potencial de cambiar vidas en el centro y sur del estado.

Y no es la única magna obra en marcha; el estado más obradorista del país cerrará el 2023 inaugurando también dos rutas del Tren Maya, y en el 2024 los 1550 kilómetros completos, los puentes sobre la laguna Nichupté en Cancún, el Parque del Jaguar en Tulum, el mayor número de estaciones del Tren Maya, los talleres de mantenimiento en Chetumal, la apertura de la zona arqueológica de Ichkabal, entre las más importantes. ¡Vaya que ha sido recíproco el presidente con Quintana Roo! 

La cercana relación con la mandataria quintanarroense, Mara Lezama, y su desempeño en los 14 meses que lleva de gestión, también ha sido un aspecto fundamental que ha apuntalado la fortaleza del obradorismo y esto el presidente lo sabe y lo reconoce.

Por todo ello decidió que no sería el zócalo, sino el aeropuerto de la selva enclavado en la zona maya entre Felipe Carrillo Puerto y Tulum, el marco perfecto para dar a todo el país, su mensaje de aniversario y su anhelo de que haya continuidad para el proyecto de nación que encabeza.

“Vamos nosotros a continuar con esta política en el tiempo que nos falta, 10 meses. Deseo con toda mi alma que haya continuidad con cambio. Que continúe la transformación con cambio”, dijo al concluir su discurso.

Escribe una opinión

nine + 3 =