Ad
Ad
Ad
Opinión

Turismo bajo amenaza

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Tiro Libre

Anwar Moguel
Novedades Chetumal
.

No son buenas noticias para Quintana Roo. El presidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET), Pablo Azcárraga, reveló que en el arranque de 2019 hay una notoria desaceleración de la actividad turística nacional y puso como ejemplo al aeropuerto del principal polo turístico del país, nuestro Cancún, que registró en enero y febrero una caída del 2 por ciento, tendencia negativa que no había ocurrido en siete años.

Para el empresario miembro del Consejo de Administración del poderoso Grupo Posadas, la causa de este decrecimiento es multifactorial, aunque destaca entre los principales motivos el inusitado repunte de la inseguridad en los principales destinos mexicanos -Cancún, Los Cabos, Acapulco, Playa del Carmen, entre otros- y la falta de una política nacional que permita sustituir el golpe propinado desde el gobierno federal al Consejo de Promoción Turística, órgano que, a su parecer, contribuyó al despegue de la industria sin chimeneas en el país en las últimas dos décadas.

Esas presiones se resienten con mucha mayor intensidad en Quintana Roo en su papel de líder indiscutible del sector turístico, por lo que estas alertas tempranas deberían ser tomadas muy en serio por los gobiernos locales para blindar, en la medida de lo posible, al único motor de la economía estatal.

Para lograrlo, será clave una coordinación real del gobierno estatal con los municipios turísticos de la entidad primeramente en el tema del combate a la inseguridad, que sigue congestionado en Solidaridad, y después en la comercialización de los destinos con esfuerzos locales, ante los recortes en inversión federal para la promoción internacional.

En este escenario, debería jugar un papel clave la secretaria de Turismo estatal, Marisol Vanegas Pérez, cuyo desempeño ha sido severamente cuestionado por la falta de cumplimiento de sus propios planes estratégicos y porque simplemente se ha montado en la inercia natural a la alza que sostuvo Quintana Roo en lo que va de la actual administración.

El escenario ha cambiado y se vislumbra poco alentador, así que ahora es cuando la funcionaria tendrá que ponerse las pilas para desquitar el sueldo y demostrar su talento, porque ya no le será fácil presumir cifras alegres sin poner esfuerzo en ello.

El turismo quintanarroense ha mostrado una gran resiliencia ante los vaivenes económicos y la fortaleza propia de una industria bien cimentada; el reto, es mantenerse en la cima del turismo nacional y conservar los indicadores de crecimiento sin abaratar el destino, a pesar de las amenazas que se avizoran en estos tiempos de incertidumbre.

Escribe una opinión

twenty − 2 =