Ad
Ad
Ad
Principales

”Superdelegado”, aún pendiente de entrar en funciones

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Cancún, 06 de diciembre
Gerardo Reynoso | Por Esto!

El establecimiento de la Coordinación estatal del gobierno federal en Quintana Roo, va para largo. Tras los primeros cuatro días del gobierno del Movimiento Regeneración Nacional, la oficina a cargo de Arturo Abreu todavía espera información sobre cómo va a procederse en torno al despido de delegados regionales y la operatividad de las dependencias en la entidad.

“Estamos en espera de indicaciones centrales”, confirmó una fuente oficial de Morena a los diarios POR ESTO!, en torno a cómo se establecerá la oficina de la Coordinación.

En tiempos, se habla hasta la segunda quincena del mes de febrero para tener por completo el panorama de las delegaciones y el trabajo que realiza cada una de las dependencias.

Hasta el momento, el problema que enfrenta la oficina del llamado “súper delegado”, es concentrar la operación de cuatro dependencias consideradas como neurálgicas a nivel estatal y nacional.

Se trata del Instituto Mexicano del Seguro Social, IMSS, de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público junto con el Servicio de Administración Tributaria, SAT, de la Secretaría del Trabajo, y la Secretaría de Medio Ambiente.

La importancia radica en que, para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador es obligatorio mejorar el sistema de salud en todo el país, y en ese punto el IMSS y el ISSTE juegan un papel primordial en el caso de las delegaciones de Quintana Roo.

El manejo del IMSS por ejemplo, no es cualquier tipo de situación. El Seguro Social requiere de mucha atención y, sobre todo, mantener su operatividad dentro de la transición gubernamental.

En el caso de la Secretaría de Hacienda, la importancia es lógica, pues se trata del manejo de recursos vía impuestos por lo cual aprender el manejo es prioridad para la oficina del Coordinador estatal del gobierno federal.

En cuanto a la Secretaría del Trabajo, lo que se busca es conocer a detalle cuál es su papel y si realmente ha realizado su labor en protección a los trabajadores dentro de la entidad.

Por último, está la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Semarnat. Ahí la importancia radica en la promesa de Andrés Manuel López Obrador de no entregar ningún permiso federal a proyectos que atenten contra la naturaleza.

Con esto y las demás, la Coordinación aún no tiene el pulso de las delegaciones y, por lo tanto, pasará tiempo para que se lleven a cabo los cambios que quiere instalar el nuevo gobierno federal.

Panorama a nivel nacional

A nivel nacional, a la par del arranque del nuevo gobierno federal, comenzaron a ejercer funciones los coordinadores de los programas federales en los estados, mejor conocidos como “superdelegados”.

En la mayoría de los casos –salvo un par de estados–, estos nuevos funcionarios han sido no sólo militantes, sino incluso dirigentes del Morena, el partido que fundó López Obrador, con el que llegó a la presidencia. En los casos en que el nuevo gobernador es de Morena, el “superdelegado” es abiertamente cercano al mandatario y se perfila como posible sucesor.

Tal condición se cumple en Tabasco, donde Carlos Manuel Merino, catalogado como uno de los senadores más “improductivos” en la legislatura pasada, ocupó en 2015 el lugar de Adán Augusto López (hoy gobernador electo), y sólo subió a tribuna en tres ocasiones. Merino Campos ha sido cercano e incondicional de López Hernández por lo menos los últimos 20 años.

En tanto es en Jalisco donde la confrontación es directa entre el gobernador salido de Movimiento Ciudadano, Enrique Alfaro, y el empresario farmacéutico, Carlos Lomelí, el “superdelegado”. Se dijeron de todo en campaña, pero ahora la crisis es aún más crítica, dado que Alfaro ha amenazado con desconocer su eventual misión.

Escribe una opinión

14 + 10 =