Ad
Ad
Ad
Principales

“Fichitas” buscan candidaturas en Morena

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Tiro Libre

Anwar Moguel
Novedades Chetumal
.

Creyendo que los chetumaleños no tienen memoria, dos personajes de turbia trayectoria están haciendo malabares políticos para incrustarse como candidatos a diputados locales por Morena en los distritos que aún conserva la capital, acometida que, de concretarse, pondría en riesgo real de derrota electoral al partido que lleva la etiqueta de favorito en la actual contienda.

Se trata del gris ex regidor Hassan Villanueva Ortega y del dirigente charro enquistado en la dirigencia del Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Gobierno del Estado (Sutage) por casi una década, Roberto Poot Vázquez, quienes incomprensiblemente ya consiguieron el apapacho político de algunas figuras preponderantes dentro de Morena.

La lista de travesuras de estos dos políticos de poca monta los descalifica de antemano y el solo hecho de estar entre las “propuestas” morenistas para la diputación le pega a la credibilidad del partido lopezobradorista, que al menos en el municipio capitalino debería tener sumo cuidado en la selección de sus candidatos por el desastre que priva en el Ayuntamiento, reprobado por la ciudadanía en sus primeros 100 días de trabajo.

Hassan Villanueva se ha tendido como alfombra con la senadora Marybel Villegas Canché, quien lo estaría respaldando en su deseo de convertirse en candidato. Lo que quizá no sepa Marybel, es que pesan sobre este sujeto serias acusaciones de acoso sexual desde que era regidor.

Una denuncia pública realizada en su momento por una trabajadora valiente, víctima de las bajas pasiones de este “político” es solo la punta del iceberg, porque en la sociedad chetumaleña circulan muchos testimonios de la forma en que se conduce Hassan Villanueva con las mujeres.

Marybel Villegas, como mujer encumbrada en la política y defensora de los derechos de su género, está jugando una mala apuesta al tenerlo como una de sus cartas en el sur, porque va en contra de lo que ella misma representa.

Por su parte Roberto Poot, que se reeligió por tercera vez en el liderazgo del Sutage por “aclamación” -si, así como lo lee- en una asamblea a modo en 2016, no es bien visto por el grueso de los trabajadores por la dictadura que ha impuesto en la organización sindical.

El dirigente ha recibido palmaditas de la diputada federal Patricia Palma, a pesar de que su nombre ha estado involucrado en millonarios fraudes con ventas de plazas en dependencias estatales desde el 2014 hasta la fecha, aunque el año pasado ante la presión pública se deslindó del asunto denunciándolo públicamente, en un acto que para muchos fue ponerse un curita en salud.

¡Con razón los morenos se quejan de las manzanas podridas que quieren meter a la canasta!

Escribe una opinión

5 − five =