Ad
Ad
Ad
Principales

Con violencia, intentan imponerse caciques de la “izquierda” en Q Roo

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Tiro Libre | Anwar Moguel

¿Qué tienen de común los apellidos Quintanar, Ramos, Noroña y Beristain? El escándalo, la provocación, la violencia y, sobre todo, el control de una oposición que debería ser de izquierda pero, con ellos al frente, se ha vendido siempre al mejor postor.

Rafael Quintanar es conocido más que nada por ser cuñado de los Ramos, quienes detentaron poder mientras les sirvió el logotipo del PRD, y por escándalos de pasillo mientras era regidor del cabildo en Benito Juárez a causa de sus infidelidades maritales que le fueron perdonadas por un proyecto familiar en común: la política como negocio.

Emiliano Ramos empezó a ser conocido cuando su padre Salvador Ramos le heredó, en línea directa, la “franquicia” del PRD. Siguió dirigiendo el partido como negocio familiar y poniéndolo al servicio del gobernante en turno a cambio, desde luego, de fuertes dividendos.

Cuando las siglas dejaron de servirle no dudó en renunciar y pasarse a Morena, partido desde el cual ha seguido apoyando el proyecto del ex gobernador priísta Félix González Canto, cuya fortuna acumulada a costa del erario y patrimonio de los quintanarroenses, le permite pagar a quienes durante el “oncenio trágico” (2005-2016) le sirvieron para llevar a cabo el mayor despojo que haya sufrido Quintana Roo.

Como parte de ese mismo proyecto y estrechamente vinculados con la familia Ramos están los hermanos Luz María, Laura y Juan Carlos Beristain. Luz María, la “güera”, fue protagonista de tantos escándalos públicos, como diputada local y senadora, que las mismas bases del PRD llegaron a sospechar que su intención era, en realidad, desprestigiar al partido en coyunturas clave, como procesos electorales por ejemplo. Imposible olvidar su acto de prepotencia en un aeropuerto que se hizo viral y le hizo ganar el mote de #LadySenadora.

En la misma línea de escándalos y prueba viviente de que “el fin justifica los medios”, está Gerardo Fernández Noroña, ahora también morenista.

Todos ellos dirán que tienen en común ser de izquierda y sí, pero de una izquierda basada en el caciquismo, oportunismo, corrupción y mucha pero mucha simulación y violencia.

Escribe una opinión

13 + 20 =